Skip to main content
Senderismo en el desierto en Tucson

Arizona

Un fin de semana en Tucson

1 de 1
  • Estados:
    Arizona

Zona vitivinícola en el desierto. Arquitectura antigua. Clima templado en invierno.

Estas son solo algunas de las atracciones únicas que Tucson, Arizona, ubicado a orillas del Santa Cruz River (río Santa Cruz), tiene para ofrecerle a sus visitantes. Es fácil llegar a Tucson, ya que la mayoría de las aerolíneas principales vuelan al Tucson International Airport (TUS), ubicado a unos 13 kilómetros del centro. Una vez en la ciudad, si no quieres alquilar un auto, el tren ligero Sun Link Tucson Streetcar conecta la mayoría de los vecindarios de Tucson, incluidos el centro, la University of Arizona (Universidad de Arizona) y el Mercado District. Una vez que llegues a esta ciudad tan llena de sol, estos son los sitios que puedes visitar para comer, divertirte y alojarte, y pasar ese fin de semana ideal en Tucson.

Viernes

Tarde: regístrate en el Hotel Congress. Construido en 1919 y alguna vez escondite del ladrón de bancos estadounidense John Dillinger, es el lugar ideal para quedarte si quieres estar en el centro de la acción. Ubicado en Congress Street (calle Congress), donde la moda se encuentra con la historia, las habitaciones de este histórico hotel cuentan con camas con marco de hierro y teléfonos de disco.

Noche: si te encuentras en Tucson a finales de febrero, no te pierdas el Tucson Rodeo. Durante la tarde y noche podrás ver competencias a nivel junior y profesional y terminar el día con un animado baile popular tradicional.

Happy hour: si tienes sed, dirige tus pasos al Tough Luck Club, un bar de estilo clandestino en el que se sirve de todo, desde los clásicos como un Manhattan hasta originales como My Girl Senora, que es una combinación de ron, mezcal, crema de plátano y leche de chocolate mexicano.

Tucson Rodeo

Tucson Rodeo
Ver más

Sábado

Media mañana: Tucson fue la primera ciudad en Estados Unidos en recibir el codiciado título de la UNESCO de Capital de la gastronomía, en reconocimiento de la profunda y multicultural historia gastronómica de la ciudad. Tucson se unió a las filas de la Red de ciudades creativas de la UNESCO, que busca fortalecer las sociedades creativas entre distintas ciudades y fomentar un desarrollo urbano sostenible a nivel mundial.

Y el Mission Garden Project (proyecto Jardín de la misión) de Tucson es donde puedes profundizar en la clasificación culinaria. Da un paseo por los alrededores y sumérgete en los más de 4000 años de historia de la agricultura local. Incluye una huerta con frutas del desierto, plantas medicinales nativas y jardines para polinizadores (los recorridos solo están disponibles los sábados, desde las 8 de la mañana hasta el mediodía).

Temprano por la tarde: promocionada como "la búsqueda del tesoro más grande del mundo", la Tucson Gem Mineral & Fossil Showcase (exhibición de gemas, minerales y fósiles de Tucson), que se celebra a finales de enero, cuenta con más de 40 espectáculos y exposiciones, desde exhibiciones de fósiles y meteoritos dignos de un museo hasta gemas, minerales, cuentas y joyería.

Tarde: ¿qué obtienes cuando combinas 365 días de sol con noches frescas y un suelo similar al de las regiones vitivinícolas de Napa y Burdeos? Descúbrelo explorando Sonoita, la primera American Viticultural Area (área vitivinícola de Estados Unidos) de Arizona. Visita los viñedos familiares como Callaghan y Dos Cabezas para degustar el vino de una alta planicie desértica.

Si lo tuyo no es el vino, opta por un tratamiento placentero y pasa el día en alguno de los destinos de spa más lujosos del país: Miraval o Canyon Ranch.

Cena: uno de los mejores sitios para cenar en la ciudad, con una historia de casi 20 años, es Wildflower que te ofrecerá platos bellamente presentados en un entorno elegante. Los puntos destacados en el menú de inspiración internacional incluyen ravioles de costilla, veneras al limoncillo y filete de puerco envuelto en tocino.

Tarde por la noche: Tucson cuenta con el cielo más oscuro de cualquier ciudad de su tamaño (un millón de habitantes) en el país. Disfruta de las increíbles oportunidades para ver las estrellas en los observatorios de Kitt Peak o Flandrau Science Center (centro de ciencias Flandrau).

El centro de Tucson

El centro de Tucson
Ver más

Domingo

Mañana: si lo que te gusta son las celebraciones culturales (y peculiares), no puedes perderte la All Souls Procession (procesión de todos los espíritus) inspirada en el Día de Muertos. A principios de noviembre, únete a más de 35 000 personas que caminan o cabalgan en una procesión de tres kilómetros por el centro de Tucson. De una forma espectacular y conmovedora, la procesión termina en una descarga de fuegos artificiales.

Temprano por la tarde: explora un capítulo único en la historia de Tucson en el El Presidio District. Construido en el sitio de un pueblo prehistórico de los indios Hohokam, el vecindario cuenta con varios hogares originales del siglo XVIII y XIX. Y no te pierdas El Presidio San Agustín del Tucson, una restauración de un fuerte español de 1775.

Al anochecer: dedica parte de tu tiempo a ver el Arizona-Sonora Desert Museum (museo del desierto de Arizona-Sonora). Es hogar de más de 200 animales nativos (que incluyen perros de las praderas y pumas) y es casi todo al aire libre.

Noche: ninguna visita a Tucson estaría completa sin probar uno de los clásicos hotdogs estilo Sonora. Y ya para marcharte de la ciudad, haz un alto en El Güero Canelo y devora un hotdog envuelto en tocino y generosamente aderezado con salsa y mayonesa.

¿Quieres descubrir más atracciones en Tucson y en el estado de Arizona? Sigue leyendo Visit The USA.